Cuarentaytantos 176 (Feliz cumpleaños hijos queridos)

No tengo espacio suficiente en la mirada para acomodar la imagen de mis hijos… sus brazos largos, sus piernas que ya se van estirando, su espíritu libre, la mezcla de inocencia y verdad de sus comentarios. No, mis ojos no son suficientes para capturar a estos dos jovencitos que llegaron al mundo y a mi mundo hace once años.

Nacieron de un vientre cuarentón en el que se acomodaron retorcidos y como pudieron durante ocho meses, hasta que no aguantaron más y decidieron hacer su entrada triunfal. Su nacimiento revolucionó mi vida, la de mi marido y la de mis hijas. A nuestra casa regresó ese aroma dulce que traen los recién nacidos, pero esta vez más intenso, por tratarse de dos.

Antonio y Lorenzo le han dado un nuevo sentido a mi destino, un rumbo diferente, otra orientación. Tuve que olvidarme de los planes, del descanso, de querer ejercer tanto control y aprender a abandonarme en los brazos de cada día con la esperanza de que todo estaría bien y de que si en algún momento no lo estaba seríamos una columna sólida y acurrucada de seis para aguantar el cantazo.

Mis hijos cumplen años mañana, así que festejaremos su vida. Habrá besos, abrazos, regalos, bizcocho y canción… pero esta vez habrá algo más que convertirá nuestra celebración en la más especial.

Antonio y Lorenzo comprarán dos mochilas para que El Trotamundos, ese personaje infantil cuya labor humanitaria es impresionante, se las entregue, junto con muchas más que esperamos recabar, a los niños mineros de Bolivia. Allá, en Potosí, unos dos mil niños dejan sus vidas en las minas. No van a la escuela, no tienen juguetes, pasan sus días en la monstruosa oscuridad de esa gigantesca cueva de piedra en la que tienen que cavar hasta encontrar estaño, un metal que es utilizado para la fabricación de armas.

Mis hijos han escuchado la historia y han visto los videos de estos niños colocados en Youtube con lágrimas en sus ojos, sin comprender, y sin que su mamá pueda explicarles el por qué. Me encantaría decirles que el mundo es un fantástico escenario, pero les estaría restando la oportunidad de que su corazón crezca, se aupe y se ensanche con el sexto y principal de los sentidos: la humanidad.

Secándose las lágrimas ante mi relato y al contarles el viaje que El Trotamundos va a realizar, mis hijos han tenido solamente una pregunta que, gemelos al fin, dispararon al unísono: “Mamá, ¿podemos participar?”.

Feliz cumpleaños Antonio y Lorenzo, feliz cumpleaños….

PS: Te invitamos a unirte a la campaña Mochilas para los Niños de Bolivia. Sólo tienes que aportar una mochila de tu preferencia, que contenga un libro de pintar, una cajita de crayolas y un juguetito. Se aceptan artículos y camisetas de promoción, cualquier cosa será grande e importante para los niños. Las mochilas se estarán recibiendo durante todo el mes de octubre en varios centros de acopio como Starbucks de Río Hondo, Starbucks de Dorado y llamando al 787 771 4779. El Trotamundos viajará a Bolivia en noviembre y además de entregar las mochilas les llevará música y arte a los niños de las minas. De todo corazón: GRACIAS.

UKA GREEN / COPYRIGHT 2011

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s