Jalta

Hermana que me lees, amiga que me sigues, mujer que pululas por aquí, déjame preguntarte algo…. piensa, reflexiona, respira, espera unos segundos y contéstame desde la sínsora de tu corazón: Estás jalta (sí, jalta, con j y con l porque harta es lo correcto pero es una palabra muy fina, muy sosegada). Dime, háblame por escrito….

Te ronca la manigueta encontrar trastes en el fregadero y que toda alma que pase por el frente los ignore? Te jode que nadie agarre la escoba? Te rechincha que de ningún corazón que habita en tu hogar salga la iniciativa de mapear? Anda, sé sincera. Casi te desmayas cuando ves el mogollón de ropa para planchar y nadie mueve una manita? Eres siempre la última de la lista? Te brinca el alma cuando te llaman solamente para preguntarte si hay comida? Tienen tus hijas pantys de Victoria y tus hijos calzoncillos de Náutica y tu andas con las Joe Boxer porque para ellos lo mejor y para ti la guasafa?

Dále, desahogate. Se te asoman las lágrimas cuando encuentras la máquina de lavar llena y la ropa abombada? Hay seres mágicos en tu casa que se acaban como termitas la comida? Hay fantasmas que mueven vasos, platos, cubiertos y toda clase de artefatos por toda la casa? Van tus hijos vestidos con el último chillido mientras que tu rebuscas de narices en las góndolas de Marshalls? Tienes atrasada la mamografía? El totólogo? La colonoscopía? El dentista? Es más, confiesa, se te asoman las canas y las tapas con crayolas porque tu visita al salón de belleza depende de lo que tienen que hacer los demás?

Espera todo el mundo que decidas qué comer, a dónde ir, cuándo viajar. qué pagar, qué comprar, dónde hacer el Pavo de Acción de Gracias y qué regalar en Navidad? Te contestan tus hijos como si fueran tus panas? Respira profundo tu marido cuando le llamas? Ya no puedes soportar sus ronquidos?

Te dicen todos “pero tranquila, no te exaltes”…. “qué te pasa?”…. “relax”

Entonces hermana que me lees, amiga que me sigues, mujer que pululas por aquí, pláceme anunciarte que no estás sola en la vida…no, no lo estás. Eres, y no lo sabes, integrante del CLUB DE LAS JALTAS, ese grupo de mujeres que no se conocen pero que viven lo mismo y que están necesitadas de romper los amarres, salir disparadas corriendo, dando pelo, sintiendo en sus rostros el jodido viento y que las despeine como un signo inequívoco de libertad.

Tranquila. No estás sola en este mundo. Somos muchas! Abrazo solidario y grito nacional: ESTOY JALTAAAAAAA!!!!

 

Uka Green/ Copyright 2015

3 comentarios en “Jalta

  1. Ja,ja me encantas. De verás que eres magnífica para decir las cosas de una manera tan jocosa que hasta los problemas vistos así dan risa. Me haces los días. Cómo se debe reír tu familia con tus cosas 😂😂😂😂 Dios te bendiga! 🙏😘

  2. Querida Uka, sentí que hablabas de mi vida diaria. Cuando hablaste de la ropa abombá…jaja, te la comiste!!! Un abrazo para ti y para mis chicos!!

  3. Me complace saber que no soy la única que se siente Jaltas de odio cuando veo la trastera en el fregadero
    Que el hamper se desborda y que siempre soy la ultima en la lista me encanto el reportaje te felicito Ukka por ser nuestra voz y por hacernos sentir que no estamos solas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s